Versión Online
Madrid & Palma de Mallorca Montevideo, Lunes 7 de agosto de 2017
 

¿Se acerca el fin de la LIBOR?


Dra. Valentina Olazábal
volazabal@bda.com.uy
La tasa LIBOR, referencia habitual a la hora de definir tasas variables en operaciones y productos financieros, estaría llegando a su fin.
Fijada por la Asociación de Banqueros Británicos, la tasa LIBOR (London InterBank Offered Rate) es publicada diariamente (alrededor de las 11:00 GMT) y basada en las tasas de interés a la cual los bancos ofrecen fondos no asegurados a otros bancos en el mercado monetario mayorista o mercado interbancario.

La tasa LIBOR se utiliza como referencia de diversos instrumentos de crédito dirigidos no solo a empresas sino a individuos a nivel mundial, incluyendo desde forwards de tipo de interés, contratos futuros de tas

as de interés de corto plazo, swaps, bonos de tasa variable, hasta operaciones con tarjetas de crédito e hipotecas de tasa variable (se estima que la tasa está vinculada instrumentos por más de USD 350.000.000.000.000). El gran quiebre que antecede esta situación se remonta al año 2012, cuando un escándalo sacudió al índice tras serias acusaciones contra Barclays, las cuales terminaron en acuerdos privados entre Barclays y reguladores (americanos y británicos), e incluyeron el pago de multas multimillonarias.

En aquel entonces se acusó a la institución de incurrir en dos tipos de manipulación. Por un lado, entre 2005 y 2007 empleados de Barclays supuestamente manipularon las tasas informadas para favorecer situaciones particulares a pedido de traders, en lugar de informar las tasas efectivamente pagadas por el banco. Por otra parte, en el año 2008, Barclays –presuntamente- habría informado tasas más bajas de las efectivamente pagadas para disipar sospechas sobre la estabilidad de la institución. Otras instituciones financieras de renombre internacional, también enfrentaron acusaciones similares, de manipular o falsear las tasas informadas para la formación de la tasa LIBOR.

La razón que hoy se señala como determinante de la decadencia de la tasa LIBOR, es que por el bajo número de operaciones que se han registrado en los últimos años, el mercado que sirve de base para la misma ya no es un mercado lo suficientemente activo.

Según anunciara la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido a fin del mes pasado (julio 2017), se proyecta su desaparición para el año 2021. El plazo fijado pretende iniciar un período de transición para que tantos operadores de instrumentos tan diversos puedan ajustarse al cambio de escenario. Para el caso de los contratos a largo plazo vigentes, cuyo vencimiento exceda el arriba mencionado, se generaría un importante vacío que habrá que encarar teniendo en cuenta la normativa aplicable al instrumento y las posibilidades de enmendarlo.

Frente al inminente fin de la tasa LIBOR las claves a partir de ahora serán entonces: considerar las acciones necesarias en el período de transición que comienza y aguardar la tasa que se espera sea el sustituto de LIBOR, en la que ya trabajan varias entidades.
Todos los derechos reservados | BDA (C) 2017.