• jbaglivo@bda.com.uy

BCU proyecta nuevas reglas para los Intermediarios de Valores

 

Como fuera anticipado en su momento, al comentar en diferentes ámbitos el contenido de la Comunicación 2017/151 emitida por BCU en Ago 17, los aspectos regulatorios referidos a los asesores de inversión habían iniciado un proceso de cambio que no terminaba solamente en los requerimientos de información solicitados en esa oportunidad.

En estos días, el Banco Central del Uruguay ha lanzado dos nuevos elementos relacionados a estos agentes:

  1. Un ajuste en la definición y composición de los datos a proporcionar anualmente – Comunicación 2017/251
  2. Una serie de cambios en la definición de los agentes del mercado de valores, crea una nueva figura de “gestor de portafolios” que implica una división de las actividades previstas actualmente para los asesores de inversión – Proyecto normativo sujeto a comentarios y de próxima puesta en vigencia.

Referente al punto 1, la comunicación enfoca las definiciones de los conceptos a informar anualmente al BCU, haciendo mención en forma explícita a algunos elementos que anteriormente quedaban sujetos a la interpretación de los agentes e incorporando las actividades de la nueva licencia de gestor de portafolios.

En este sentido, podemos mencionar, entre otros:

  • la información ahora es solicitada para tres líneas de actividad: a) gestión de portafolios, b) canalización de órdenes, y c) asesoramiento;
  • diferente clasificación de “productos” que componen el volumen de las transacciones (antes valores bursátiles y extrabursátiles, ahora instrumentos de renta fija, renta variable, derivados y fondos de inversión);
  • exposición de saldos de “activos bajo gestión o asesoramiento”;
  • no requiere información sobre resultados por comisiones percibidas, como fuera solicitado para el año 2016.

Respecto al proyecto normativo mencionado en el punto 2, lo más relevante en cuanto a este tipo de agentes, es la apertura de las actividades de asesor en dos licencias: asesor de inversión y gestor de portafolios. Esta distinción está basada en el tipo de actividades y los requerimientos solicitados en cada caso.

En cuanto al asesor de inversión, se mantiene la definición actual en cuanto pueden “aconsejar y canalizar” y se ajustan algunos términos  (… canalizan órdenes que reciban de sus clientes hacia intermediarios …), incorporando al final una suerte de cobertura que limita sus acciones (… y que no se encuentran alcanzados por otra figura supervisada …). A su vez, incorpora explícitamente lo que entiende BCU como actividades que definen esta licencia: asesorar en valores de oferta pública y canalizar órdenes de clientes, y enumera además  cuáles serían las actividades complementarias que pueden realizar: asesorar en valores de oferta privada y metales preciosos, referenciar clientes a otra institución financiera, y elaborar informes de inversiones y análisis financieros así como recomendaciones generales.

Incorpora la necesidad de constituir y mantener garantías reales, en forma permanente, a favor del BCU, por un monto no inferior a UI 250.000; establece además los plazos por los cuales estas garantías se mantendrán y cuáles son las admitidas.

Además, agrega como exigencia en este caso: ceñirse a principios de actuación (buenas prácticas y ética) ya demandados para otros agentes, formalizar su relacionamiento con los clientes, establecer horarios de atención al público, comunicar dependencias locales y en el exterior, proporcionar modelos de contratos a suscribir con los clientes, requisitos para solicitar cancelación de la inscripción, caducidad de la autorización, y fija un plazo de 180 días, contados desde el momento en que la norma se publique, para que aquellos asesores hoy inscriptos en el registro se adecuen a estas disposiciones.

Respecto a los gestores de portafolios, se los define como administradores de inversiones de terceros con arreglo a poderes provistos por estos, incorporando también en este caso, la limitante que … no se encuentran alcanzados por otra figura supervisada …

Para esta nueva licencia, exige organizarse como sociedad comercial, define explícitamente su actividad principal de gestionar portafolios de clientes y admite como actividades complementarias: asesorar en valores o instrumentos financieros, canalizar ordenes de clientes, referenciar clientes a otras instituciones financieras, y elaborar informes de inversiones y análisis financieros así como recomendaciones generales; en resumen, esta figura puede realizar también las actividades del asesor de inversión.

Establece en este caso también, la necesidad de constituir y mantener garantías reales, en forma permanente, a favor del BCU, por un monto inicial de UI 500.000 y una adicional equivalente al 0,05% del portafolio gestionado, con un tope de la Responsablidad Básica exigida a los Bancos (UI 130.000.000); establece además los plazos por los cuales estas garantías se mantendrán y cuáles son las admitidas. Además exige para esta figura, constituir y mantener, en forma permanente, un depósito a la vista en BCU por un monto no inferior a UI 50.000, a efectos de atender las obligaciones con dicha institución.

Respecto a las garantías constituidas, establece un plazo de adecuación a los volúmenes requeridos frente a movimientos y/o variaciones en las cotizaciones.

Agrega también como exigencia en este caso: ceñirse a principios de actuación (buenas prácticas y ética) ya demandados para otros agentes, formalizar el relacionamiento con sus clientes, establecer horarios de atención al público, comunicar dependencias locales y en el exterior, proporcionar modelos de contratos a suscribir con los clientes, requisitos para solicitar cancelación de la inscripción, y caducidad de la autorización. y fija un plazo de 180 días, contados desde el momento en que la norma se publique, para que aquellos asesores hoy inscriptos en el registro se adecuen a estas disposiciones.

Con este resumen, tratamos de exponer muy sucintamente los principales cambios y requerimientos adicionales que están en proceso respecto al asesoramiento de clientes sobre inversiones y su administración. Esto supone una revisión profunda de las actividades desarrolladas hoy por los agentes que se encuentran realizando este tipo de funciones, a efectos de definir una posición sobre su futura ubicación dentro de las alternativas de licencias. Estamos a vuestra disposición para ayudarlos en este proceso y conformar el plan de adecuación definido.

Suscribirse a nuestro newsletter