En enero de este año entró en vigencia la Ley número 19.484, conocida como Ley de transparencia Fiscal. Entre otras cosas, dicha ley prevé un régimen tributario más severo para las entidades residentes, domiciliadas, constituidas o ubicadas en jurisdicciones de baja o nula tributación (“BONT”).

Históricamente se operó en territorio nacional a través de entidades BONT con múltiples propósitos, siendo los más usuales la compra de inmuebles e inversiones en valores, incluyendo la tenencia accionaria de empresas de plaza y/o del exterior.

Esta nueva calificación de sociedades como “entidades BONT” repercute de diversa forma sobre beneficiarios finales residentes y no residentes. Por tanto, el asunto requiere revisión y asesoramiento particular en base a los términos generales abajo dispuestos: I. ¿Cuáles son las sociedades BONT?

Mediante decreto de fecha 13 de febrero del presente año el Poder Ejecutivo determinó dos requisitos que deben darse en forma acumulativa para que una sociedad sea considerada BONT:

(1) Someta las rentas de fuente uruguaya (actividades desarrolladas, bienes situados o derechos utilizados en la República) a una tributación efectiva inferior a la tasa del 12%; y

(2) No se encuentre vigente un acuerdo de intercambio de información o convenio para evitar la doble imposición con cláusula de intercambio de información entre la República Oriental del Uruguay y la jurisdicción correspondiente.

El Decreto encomienda a la Dirección General de Impositiva (“DGI”) la elaboración de un listado de sociedades BONT. Con fecha, 14 de marzo de 2017 la DGI emite la Resolución 1315/2017 en la cual incluye más de setenta jurisdicciones entre las cuales se encuentran Panamá, Belice, Nevis, Puerto Rico, Mónaco, Aruba, Antillas Holandesas, Hong Kong y las Islas Vírgenes Británicas (BVI). II. Principales “castigos” tributarios relacionados al uso de sociedades BONT:

• VENTA INDIRECTA DE ACTIVOS SUBYACENTES EN URUGUAY: Cuando la sociedad BONT venda sus acciones y posea más del 50% de sus activos subyacentes en Uruguay (a través de vinculaciones directas o indirectas); entonces, la venta de dichas acciones pasará a estar gravada ya sea por IRPF o por IRNR dependiendo de si la persona o entidad que vende es o no residente fiscal uruguaya. La determinación del 50% de los activos subyacentes se efectúa a través normas de IRAE.

• NUEVA EXTENSIÓN DE LA FUENTE PARA EL IRPF: Desde el año 2011 los contribuyentes de IRPF están gravados por los rendimientos de capital mobiliario obtenidos en el exterior, estando previsto que las entidades cuya tributación efectiva sea inferior al 12% se transparenten asignándose los rendimientos en forma directa a las personas físicas.

A partir del 2017 las personas físicas -en tanto detenten sus inversiones a través de sociedades BONT- pasan a estar gravadas no solo por los rendimientos de capital mobiliario sino también por los incrementos patrimoniales y los rendimientos de capital inmobiliario. Por tanto, pasan a estar gravadas las rentas obtenidas por el arrendamiento de inmuebles en el exterior y las rentas obtenidas por la venta de activos en el exterior; siempre que la inversión esté vehiculizada a través de una sociedad BONT.

• RENTAS DERIVADAS DE INMUEBLES LOCALIZADOS EN URUGUAY PROPIEDAD DE SOCIEDADES BONT: Cuando una sociedad BONT sea propietaria de inmuebles localizados en Uruguay; las rentas provenientes de tales inmuebles quedarán gravadas por IRNR a una tasa especial del 30,25%.

Por tanto, a partir de enero del presente año los arrendamientos y las transmisiones de inmuebles localizados en el país de las sociedades BONT quedarán gravados a esta tasa particular, especialmente gravosa.

Asimismo, cabe aclarar que las restantes rentas obtenidas por sociedades BONT derivadas de otras transmisiones patrimoniales (por ejemplo: venta de vehículos o maquinarias) se determinarán mediante un ficto del 30% aplicado sobre el precio de transferencia dejando una tasa efectiva equivalente al 7.5% del precio.

• IMPUESTO AL PATRIMONIO Se incrementa del 1,5% al 3% la tasa del Impuesto al Patrimonio aplicable a las sociedades BONT que no cuenten con establecimiento permanente en el país.

III. Alternativas y oportunidades Ante este régimen más gravoso se establecen algunas alternativas generales, a saber: • REDOMICILIACIÓN DE LAS BONT AL URUGUAY Cuando quien detente la sociedad BONT esté interesado en conservar la misma resulta posible re-domiciliar la misma a la República a efectos que pase a ser una entidad residente fiscal uruguaya. En consecuencia, dicha entidad pasará a tributar IRAE sobre contabilidad real.

A los efectos de la re-domiciliación resulta necesario efectuar una reforma de estatutos adaptando los mismos a los requerimientos de la ley uruguaya cumpliendo con los correspondientes trámites de inscripción y publicidad.

• TRANSMISIÓN DEL PATRIMONIO DE LAS BONT A ENTIDADES O PERSONAS NO BONT

La Ley de Transparencia Fiscal prevé un período ventana, hasta el 30 de junio de 2017, para que las sociedades BONT puedan transferir sus activos subyacentes sin tener que abonar IRNR ni ITP. Para que esto sea posible es necesario que se cumplan simultáneamente las siguientes condiciones:

a) Se realice la transmisión antes del 30 de junio;
b) El adquirente de los activos subyacentes no sea una entidad BONT; y
c) Que cuando las sociedades BONT estén inscriptas en el RUT de la DGI (por ejemplo por ser propietarias de inmuebles) se solicite su clausura ante la DGI y el BPS.
En caso de optar por esta alternativa resulta relevante considerar la conveniencia o no de transferir los activos a una sociedad que no sea BONT (local o extranjera no BONT) así como a personas físicas particulares.
Resulta importante destacar que la persona designada como adquirente de la nueva entidad puede ser una persona distinta del beneficiario final de la estructura BONT.

Suscribirse a nuestro newsletter